TRASTORNO DEL ESPECTRO AUTISTA (TEA)

article

Ayer 2 de abril se celebró el día mundial de la concienciación del Trastorno del Espectro del Autismo (TEA) y este año bajo el lema “Autismo cerca de ti”.

La gran mayoría de personas sabe de algún un caso cercano ya sea en la familia, en el entorno social o en el trabajo. Pero, ¿realmente la gente conoce qué es el TEA? ¿Cuáles son sus características principales?

El TEA es un trastorno del neurodesarrollo que tiene su origen en la infancia y que ha ido evolucionando, tanto a nivel de denominación como en los criterios diagnósticos. Es un trastorno que afecta al sistema nervioso por las alteraciones en los diferentes genes y aunque no se sabe a ciencia cierta cuál es la principal causa, la genética contribuye como un factor muy importante. Los criterios diagnósticos son déficits persistentes en comunicación social e interacción social en diferentes contextos y patrones repetitivos y restringidos de conductas, actividades e intereses, existen 3 grados de gravedad.

Aunque todas las personas estén bajo el mismo diagnóstico forman parte de un espectro y, como tal, no tienen la misma gravedad o comparten las mismas características, ya que es un trastorno que se manifiesta de diferentes maneras. Algunos de los posibles rasgos característicos que nos podemos encontrar en los niños son:

  • Dificultades en la comunicación e interacciones sociales: No entienden las ironías y se guían por el significado literal. Tampoco las bromas.
  • Intereses restringidos: Intereses en temas específicos y repetitivos. Se fijan únicamente en un juguete, por ejemplo.
  • Ecolalias: Repiten fragmentos de canciones o palabras que escuchan. Por ejemplo, no paran de tararear una canción.
  • Alteraciones sensoriales: Notan mucho más las sensaciones con algunos estímulos: No les gusta los sonidos fuertes o la luz. También pueden presentar aversión por ciertos alimentos.
  • Estereotipias: Realizan movimientos, como el balanceo, para autorregularse ante situaciones en las que no comprenden o no les agradan.
  • Rutinas: Inflexibilidad al cambio, presentan rituales fijos.
  • Buena memoria visual.
  • Dificultad en autorregulación emocional: Ansiedad que da lugar a alteraciones comportamentales.
  • Sensibles.
  • Dificultad en entender las normas sociales.

La intervención con personas diagnosticadas de TEA es imprescindible desde que se empieza a observar algunos de los signos mencionados más arriba, por eso, desde el área de terapias de Tacte, trabajamos mediante una metodología adecuada que permite potenciar las capacidades de estos niños y niñas y para poder ayudarles a autorregularse y a que lleven una vida lo más inclusiva posible. Así mismo, prestamos el apoyo y acompañamiento necesario a sus familias brindándoles herramientas para mejorar su relación y crianza.

¡Tu opinión nos importa!

Puedes hacernos llegar a través de nuestro buzón de sugerencias tus recomendaciones y/o propuestas. Déjanos tu mensaje:

Este sitio web utiliza cookies y/o tecnologías similares, propias y de terceros, con fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Le informamos que en estos momentos únicamente se encuentran activas las cookies técnicas, aquellas estrictamente necesarias para una correcta navegación por el sitio web. Pulse en “Aceptar” para aceptar todas las cookies y así podamos mejorar nuestros servicios y proporcionarle una mejor experiencia. Pulse en “Configurar” para gestionar las preferencias de las cookies y obtener más información acerca de nuestra política de cookies.   
Privacidad
Llámanos
Oficina